Cómo hacer pan sin horno: panplano de comino y miel

Cómo hacer pan sin horno: panplano de comino y miel

Panplano de comino y miel, con más miel. Acompáñese con leche fría.

"Esta semana no voy a comprar pan", me dije. "Tengo un costal de harina y levadura, debería ser autosuficiente en mi ingesta de carbohidratos", me añadí.

Pero ninguno de mis hornos funciona –el de gas tose sus flamas en lugar de encender con elegancia, el eléctrico tiene un corto–. "No importa", me instruí. "Google a mí: flatbread".

La receta supralinkeada, con un par de adaptaciones, resultó en un panplano de comino y miel que funciona:

a) como vehículo para untables postrosos –miel, Nutella, mermelada–, porque se abre por la mitad como pan árabe regordete para recibir una dosis razonable de dulzor contrapunteado por el comino.

b) como vehículo para guisos espesos –¡curry!– porque todo guiso espeso es mejor con un acompañante esponjoso para sopear y rebañar el plato.

La nueva receta, sin azúcar porque ya no uso, con miel porque necesita dulzor, y con comino porque no tengo romero, se infradetalla después de la evidencia gráfico-documental del proceso:

Así se ve una masa coqueta de panplano flatbread sobre una tabla de cortar no-coqueta. 

Así se ve una masa coqueta de panplano flatbread sobre una tabla de cortar no-coqueta. 

¡Está vivo! ¡Se cocina en sartén! ¿Quién necesita horno?

No le tenga miedo al tueste: el panplano debe dorarse bien por ambos lados.

Abra un panplano por la mitad, rellene con miel, acompañe con leche fría: sustento apropiado para cerrar el año fiscal. En segundo plano: impuestos.

Panplano de comino y miel

Rinde 20 panecillos

Tarda 2-3 horas: 30 minutos de preparación, 2 horas de reposo, 30 minutos de cocción

Ingredientes

  • 2 tazas de harina
  • 1 sobre / 11 gramos de levadura
  • 1 cucharada de semillas de comino molidas
  • 1 cucharadita de sal gruesa molida 
  • 1 cucharada de miel
  • 1 taza / 240 ml de agua
  • 1 cucharada de aceite vegetal

Equipo

  • bol, cuenco para los cuates
  • rodillo
  • taza medidora
  • tenedor
  • cuchara sopera
  • cuchara cafetera
  • rodillo
  • trapo limpio, húmedo
  • comal o sartén, de preferencia de hierro
  • trapo limpio, seco

Procedimiento

  1. Mezclar harina, levadura, comino, sal y miel en el bol. Incorporar el agua poco a poco mezclando con la mano o con un tenedor.
  2. Amasar con enjundia hasta tener una bola de masa elástica y tersa. 5-15 minutos, según la enjundia del amasador. Transferir a un plato.
  3. Enjuagar el bol, untar el interior con aceite, y menear la masa en el bol para cubrirla con aceite. 
  4. Cubrir la masa con un trapo húmedo y dejar reposar en un lugar tibio hasta que doble su tamaño (1-2 horas)
  5. Ya que haya levantado lo suficiente, ponchar la masa (con un delicado puñetazo) y amasarla un par de minutos.
  6. Poner a calentar el comal o el sartén. Dividir la masa en 20 porciones. 
  7. Hacer una bolita con cada porción y estirarla con un rodillo sobre una superficie plana hasta que tenga 10-15 centímetros de diámetro.
  8. Cocinar cada pan en el sartén caliente por 1 o 2 minutos de cada lado e ir guardando en un trapo seco. Pro tip: aprovechar el tiempo de cocción de los primeros panes para formar y estirar la siguiente tanda.
  9. Comer.